Seguidores

Búsqueda

Búsqueda personalizada

Resultados

domingo, 8 de septiembre de 2013

Así va mi Schefflera con raíces aéreas.

Las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños quedan atrapados en ellas, los grandes las rompen.

Yo se que esta Schefflera arborícola no es un bonsái al uso y que a muchos de ustedes les costará verla como tal, pero en las zonas tropicales se usa mucho, especialmente en Hawai. Tiene la particularidad de echar raíces aéreas, lo que lo hace un bonsái muy exótico.

Como se puede ver en esta primera fotografía, lo tenía un poco abandonado. 


Una vez eliminado todo ese ramaje sobrante, se puede observar que tiene forma de paraguas, con las raíces que cuelgan a lo largo de la copa. Mide 24 cm. de alto y 35 cm. de ancho de copa.  


17 comentarios:

  1. Me encanta como queda con las raíces aéreas, y tienes razón en otros países se usa mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Es "algo diferente".

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Martín, que si hay bonsáis así, aunque se dan más en la zona de indonesia donde cultivan más los ficus. A mi si me gusta este tipo de bonsái, pues evoca a un árbol "madre" que con sus raices aereas puede llegar a crear un bosque entero...


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte en este clima se da todo ese tipo de árboles tropicales y sería del genero tonto el no utilizarlos para hacer bonsái. Yo por lo pronto disfruto de esto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es muy original. Una especie esta que me gusta mucho y que por aquí se utiliza como planta de interior, que por cierto a mi nunca me a durado mucho tiempo :)))

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es distinto a lo que acostumbramos a ver. En Hawai la exportan como "bonsái de interior". Por aquí, en el exterior todo el año.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Nos has engañado... no es la misma en las dos fotografías... jejejeje
    Preciosa así arreglada y con las raíces aéreas. Desde luego un ejemplar muy destacado y con mucho carácter.
    Enhorabuena por ese trabajo.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la tenía un poco abandonada. Me alegro que te gusten estos árboles distintos.

      Gracias Cesar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Martín. Me parece impresionante lo que has hecho con esta Schefflera. Yo tengo una en el jardín y ni por asomo se me habría ocurrido que fuese apta para bonsai. El resultado es fantástico. Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestra tierra hay infinidad de especies que potencialmente podrían trabajarse como bonsái.
      Gracias Antonio. Me alegro que te guste.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Ciertamente es una especie inusual en nuestras latitudes, pero en sus lugares de origen son utilizadas como nosotros aquí usamos a nuestras especies autóctonas. Gusta ver plantas infrecuentes de vez en cuanto, al menos a mí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que seas de mente abierta (cosa que no dudaba). A esta no le vendría mal una maceta mayor, pero no tengo espacio. Cosas de la vida...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. muy bonita martin,me gusta el porte que está tomando.
    es bueno adaptar el diseño de las especies a su verdadera naturaleza,hay algunos que se creen que todos los arboles tienen forma de pino.....
    me ha gustado mucho ver esta especie en un bonsai tan abanzado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos el mismo pensamiento y soy un fiel defensor de los árboles con carácter que se salen algo de la norma. Me alegro que te guste.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola,
    original y curiosa cheflera. Me gusta mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es lo que yo llamo un bonsái "diferente". Me alegro que te guste.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Esto es lo que yo llamo un bonsái "diferente". Me alegro que te guste.

      Saludos.

      Eliminar