Seguidores

Búsqueda

Búsqueda personalizada

Resultados

lunes, 22 de junio de 2009

Los otros bonsais (I) La Uva de Mar (Coccoloba uvifera)

El auto-plagio es estilo.
Alfred Hitchcock

Con el titulo de los otros bonsáis comienzo una sección en la que entro a describir algunas especies susceptibles de trabajar como bonsái y que son, o poco, o nada conocidas, como es el caso de esta primera especie. Las presentaré en formato de ficha.



Nom. científico: Coccoloba uvifera

Familia: Polygonaceae

Nom. vulgar: Uva de mar

Descripción: Árbol de hoja perenne, muy ramificado desde su base que suele medir 5-6 m. de alto, aunque puede llegar a los 12 m. Hojas grandes, de hasta 25 cm. de ancho, orbiculares a reniformes, lustrosas, coriáceas, con nerviaciones prominentes de color rojo. Flores de color blanco, pequeñas, en racimos de hasta 30 cm. Frutos subglobosos, de color púrpura al madurar, de hasta 2 cm. de diámetro, agrupados en racimos, semejando racimos de uva. Estos son comestibles. Se suele utilizar en jardinería para jardines costeros poco exigentes, debido a que acepta suelos de poca calidad, es resistente a la sequía y a los vientos salinos del mar. Su madera es dura y se utiliza en carpintería.

Floración: Primavera-verano.

Propagación: Muy fácil mediante semilla.



La Uva de Mar como bonsái: Como ya dije en la introducción, esta especie no es conocida en el mundo del bonsái como tal. De hecho el único ejemplar que conozco como bonsái es el mío, no encontrando, en mis buceos por internet, ninguno. Únicamente lo nombran muy por el aire en alguna publicación. Como bonsái tiene muchas posibilidades debido a que se adapta muy bien a vivir en maceta, es muy rustico y se consigue una importante reducción de hojas.
Básicamente este árbol se puede trabajar en un solo estilo y que es el de su forma natural de crecimiento, esto es, tronco muy corto, muy ramificado desde su base y la posibilidad de tener pequeñas raíces expuestas que representan a aquellos árboles que viven en las playas tropicales (su hábitat natural) y parte de sus raíces han quedado al aire al ser lavada la arena por las olas del mar. La ramificación de la que hablamos se consigue con el continuo pinzado en la etapa de crecimiento. En el mismo proceso se produce la importante reducción de hojas, llegando esta reducción a mas de un cuarto de su tamaño original. En este pinzado se va eliminando las hojas mayores y todas aquellas que se salgan de la silueta de la copa. Para posicionar las ramas se pueden alambrar cuando estas son jóvenes ya que cuando engordan su madera es muy dura, pudiendo usar tensores en este caso.
Necesita exposición a pleno sol o semisombra pero con mucha luz. En cuanto a la temperatura, no tengo experiencia sobre su exposición a las heladas, pero supongo que al ser una especie tropical no las soportaría.
El riego será abundante, procurando efectuarlo cuando se haya secado la superficie de la tierra.
Esta especie es atacada por la mosca blanca, si bien le ataca mas a las especies plantadas en los jardines que a los bonsái a diferencia de los coccidos (cochinillas y lapillas) que si les suele atacar como bonsái. Al tenerlos muy localizados se pueden combatir muy fácilmente con productos específicos para estos.
El trasplante se efectuará avanzada la primavera, cuando se vea que las yemas se preparan para la nueva brotación, usando una mezcla de picón (tierra volcánica) y akadama al 50%



Futuro bonsai de Uva de Mar




No hay comentarios:

Publicar un comentario